Galerías

Zenit – Falsa buitrera (6c)

Zenit

Coincidiendo con el veranito, nos hemos decidido a ir tachando alguna de las ANCHAS de La Pedriza. La Zenit se encuentra en la Falsa Buitrera, justo a la izquierda de la Asegura que me mato. El año pasado subimos Javi y yo a probarla y lo cierto es que, a parte de destrozar los TC-PRO de Javi con un solo pegue que le di, no supe cómo subir por alli..

Este año, en compañía de David, una nueva adquisición al mundo del cacharreo, ha habido grandes evoluciones sin saber muy bien por qué. El echo es que casi sale al primer intento, aunque despues de mucho sufrir, saque un pie y empezé a resbalarme poco a poco, sin poder evitar lo inevitable. Al segundo intento me pareció hasta fácil, aunque la sudada y la arrastrada me la llevé igual!

Es una de esas vías old-school que casi nadie hace o prueba, y lo cierto es que es una buena línea autoprotegible de principio a fin.

Material utilizado (camalot): #0,75, 2x #5, #6, 2x #4 y un #2

East butress

Post general..

catInHatRouteImgAddons

[Croquis]

Es necesario siempre calentar motores en lugares como este, en los que la escalada es tan específica y singular y la lista de vías para ir cogiendo sensaciones suele ser bastante común. Serenity crack, Five open books, East butress del Capitan o la que nosotros elegimos.. East Butress del Middle Cathedral.

Es una vía muy sencilla y bastante parecida a lo que solemos estar acostumbrados.. sistemas de fisuras con un estilo más plaquero que de fisura.

A pesar de que la vía nos dejo con ganas de más, es una buena opción para iniciarse en el valle. Un vía con buenas vistas y bastante protegida de los calores estivales.

Axe du mal 500mts – 7c (6c+ oblig)

tadrarate_axe_2

Nuestro objetivo del viaje era hacer, al menos, una de las dos clásicas de dificultad, la rivieres o la axe. Llevabamos ya 4 vías en el bolsillo y todavía no nos habíamos metido en el barranco de la derecha, el Tadrarate, asi que nos decidimos a ir a por todas y meternos en la joya, la reina de las placas, la axe du mal..

foto general

NOTAS DESDE EL VIVAC..

Ahora si!!! Iluminado con esa luz intermitente y cálida que da el fuego de la hoguera, tumbado dentro del saco y dentro de esta pequeña cueva, tengo la sensación de ser el hombre más afortunado del mundo. La luna llena apenas asoma por el barranco, pero una luz blanca a modo de antorcha nos deja imaginar lo que esta por venir.. Se dibuja una pared enorme, 500mts de una caliza roja, un muro vertical, increiblemente estetico y en el que apenas hay formas que rompan su bonita figura. El rugido del río a nuestros pies retumba y rompe con el silencio de esta preciosa noche..

El material esta preparado, las botellas llenas de bebida isotónica, la comida separada y la alarma puesta. A las 4am el móvil se encenderá e intentará darme un susto, pero esta vez no creo que lo consiga. Estoy demasiado nervioso como para dormir a pierna a suelta.

Mañana, mucho antes de que amanezca, estaremos ya colgados del arnés. Las temperaturas han subido y a mi se me hace imposible estar tantas horas bajo el sol sin notar sus dramáticas consecuencias. Ya nos hemos tenido que bajar de una vía por esta razón, pero creo que hemos aprendido la lección..  Esperamos poder llegar al L11(el crux) con las pilas puestas y a ser posible todavía a la sombra.

Mañana sera un gran día pero desde luego hoy la noche ha sido inmejorable..

Les Rivieres Pourpres 545mts – 7c (7a oblig)

DSC00083[Croquis]

Esta fue nuestra tercera vía del viaje. Después de haber calentado motores en la Zebda y en la Libiti, y nunca mejor dicho, ya que de esta última tuvimos que bajarnos debido a un recalentón demasiado prolongado, decidimos apostar sobre seguro y buscar una vía en un muro con buena orientación. Resultado? La cara norte del Taoujad. La vía? La gran clásica de esta pared, abierta por Petit en el 2003.

Les Rivieres Pourpres es una de esas vías que recuerdas toda la vida. Larga, mantenida y muy disfrutona debido a la gran variedad de sus largos. Alpinos, de placa, desplomados da tacos laterales e invertidos, de conti, a bloque, deplomados de agujeros.. lo tiene todo! Todo muy bien equipado, a la sombrita y 100% deportivo.

Después de haber pasado tanto calor durante los días anteriores, decidimos a pesar de la orientación de la pared entrar en la pared prontito. A las 7 estábamos empezando la vía. Empalmamos los dos primeros largos para intentar acelerar un poco las cosas y a partir de ahi 8 largos seguidos de séptimo grado, a excepción únicamente de un 6c entre medias.

Yo no había tenido la oportunidad de rodar en deportiva antes del viaje, a excepción de alguna placa pedricera que entrena más los gemelos que otra cosa. A pesar de ello, las sensaciones fueron inmejorables para los dos, disfrutando como enanos durante toda la escalada. Al llegar al L11, el más duro, decidimos darnos un aire, comer y beber algo e intentar recuperar algo de energía para liberar completamente la vía. Cuando empezábamos a sentirnos cómodos en la repisa, Edu cambio el semblante y me miró con estupor señalando el horizonte. Mordor se avecinaba, el aire empezó a levantarse y algunas gotas traidas de muy muy lejos empezaron  a mojarnos. Edu se puso nervioso, se calzó, se apretó el arnés y empezó a escalar.

Nos quedaban 5 largos y había que salir pitando! Estaba en la mitad del largo cuando empezó a tronar muy fuerte y Edu empezó a preguntar que hacer al llegar a la reunión.. ¿Bajamos o seguimos subiendo? Yo compartía ya la repisa con una cordada de escaladores del equipo alpino aleman y votamos en un improvisado referendum. La conclusión fue seguir y escalar rápido. Erán 5 largos fáciles a excepción del primero VS 11 rápeles en un terreno bastante desplomado. Edu no lo tenía nada claro, y volvió a preguntar, pero el resultado era un aplastante 3-1 asi que no le tocó otra cosa que renegar. Empecé a escalar. Quería encadenar, sobretodo viendo el baile que se había marcado Edu, pero no coniseguía concentrarme. El cielo no paraba de gritar.. BAJAOS! Las gotas empezaban ya a mojarme y para mas INRI tenía a la cordada pisandome los talones. No se por qué lo hicimos asi, seguramente porque no lo pensamos con las prisas, pero el caso es que desmontamos el largo, obligando a la otra cordada a montarlo seguidamente. Según quitaba una cinta, mientras yo me la colocaba en el arnés, ellos ya estaban reemplazándola. Me agobiaba. No podía descansar y empezaba a notar los brazos bastante hinchados. Cuando ya llevaba 2/3 de largo, entré en la sección dura y en un rebote de mano izquierda no me aguanto el bloqueo… y volé. Noooo!!! La decepción duró muy poco. El objetivo ya era uno bien distinto.. salir por arriba como fuera!

Durante el siguiente largo, un 6b que se me hizo horriblemente duro, siguió lloviendo bastante.. pero poco a poco la tormenta se fue alejando. Tuvimos mucha suerte de que la tormenta hiciera ese cambio de rumbo a última hora, ya que no sólo nos habría puesto las cosas dificiles durante el resto de escalada, si no que el camino de descenso era a través de un barranco, muy ancho al principio pero bastante angosto en algunos tramos a partir de ahi.

La cumbre era espectacular y nos dejo ver con más detalle hasta dónde llegaban los cañones y las paredes de este precioso lugar. Nos relajamos un poco. Era hora de disfrutar de ese fugaz instante, otear el horizonte y por qué no disfrutar  del poco saludable cigarrito de la victoria.

Transcurrido todo esto nos dispusimos a buscar el camino de vuelta. Parecía bastante sencillo, pero era nuestra primera vez en esta cumbre y uno nunca debe confiarse. Tras unos minutos de caminta, encontramos la sabina de la cual debiamos descolgarnos y en un rapel de 40mts estábamos en el suelo, justo detrás de la gran mole. Tuvimos que dar un gran rodeo por su lado derecho hasta enfilar una gran canal blanca marcada por una evidente beta de cuarzo. A partir de ahi, bajar con cuidado buscando el mejor de los caminos para evitar despeñarnos.. En un par de horas, estaríamos todos disfrutando de un rico tagine, contando batallas y compartiendo sueños..

Asi es Taghia!

Zebda 260mts-7b+ (6c obligado) – Pared de las sources

Edu dándolo todo en el primer largo, el más duro y a bloque.. perfecto para recalantar al sol!

Edu dándolo todo en el primer largo, el más duro y a bloque.. perfecto para recalantar al sol!

[Croquis]

Nuestra primera vía fue la Zebda, ya que se encuentra muy cerca del pueblo y cómo toma de contacto es muy recomendable. Tuvimos un pequeño jaleo para encontrar el pie de vía, ya que a las horas a las que llegamos estaba ya todo el mundo escalando y no nos quedo claro por donde tirar. Acabamos haciendo una peligrosa trepada por una cuesta de barro, llena de rocas sueltas que caían a modo de proyectil. Cuando por fin nos dimos cuenta de que no era por ahí, empezamos a descender y yo, sin querer, tire un bloque que casi le arranca la cabeza a Edu.. menos mal que el tio es ágil como un gato! 🙂

Una vez llegados a pie de vía, lo demás fue a pedir de boca. Es una vía de corte muy deportivo, bien equipada y bastante mantenida, con un acceso rápido y un destrepe fácil que te deja casi en la puerta de la gite.

En total 8 largos, todos equipados  y unos 260mts de roca compacta muy buena.

Pañoleta blanca

Pañoleta 2

[Croquis]

De camino a Ordesa, decidimos parar en el Barranco para poder aprovechar un poco el viaje y no perder así un día completo. Yo no había estado nunca, así que me deje aconsejar por Alex y nos metimos en un gran clásico de la zona, la Pañoleta blanca, de Gálvez.

Los 3 primeros largos de la vía discurren por un sistema de diedros muy vertical, siendo el segundo largo el más duro. Dicen los croquis que 6b, pero vamos, que yo apreté el ojete a base de bien.. ja ja

A partir de ahí realizamos una gran travesía para acceder a una fisura muy vertical, primero de dedos y luego más ancha (manos). El largo que nos lleva a la cumbre es una chimenea que parece sacada de un libro, algo aparentemente imposible que acaba siendo un IV (seguro que cuando Gálvez se lo encontró.. no se lo podía creer!)

Vía 100% recomendable y muy disfrutona!